top of page
Buscar
  • Foto del escritorYSP-América Latina

La comida y yo: ¿cómo mejorar esta relación?

El pasado 31 de marzo se celebró el Día Mundial de la Salud y Nutrición. El propósito de este día es fomentar una alimentación saludable para promover la salud. Ya en la antigua Grecia, el filósofo y médico Hipócrates, considerado el padre de la Medicina, decía una frase que abarca siglos: “Haz de tu alimento tu medicina”. La ciencia, a través de diversos estudios, demuestra que para que un individuo sea considerado sano y prevenga la aparición de enfermedades, es necesario, además de practicar ejercicio físico y evitar el consumo de drogas legales (tabaco y bebidas alcohólicas), mantener una adecuada dieta.


La alimentación es fundamental en nuestra vida, además de aportar energía y nutrientes para el mantenimiento del organismo, porta herencias familiares y culturales que se perpetúan en el tiempo. Sin embargo, con el avance de la vida moderna y la facilidad de los servicios de comida rápida y delivery, combinado con la intensa rutina laboral y el tiempo que pasamos en casa cada vez más escaso, es cada vez más frecuente la aparición de enfermedades relacionadas con la alimentación, como la obesidad y diabetes mellitus tipo 2 e hipertensión arterial (presión arterial alta), generando impactos significativos en la salud pública y para el propio individuo. Aún con este preocupante escenario, ¿cómo podemos mejorar nuestra relación con la comida y traer más salud a nuestras vidas? A continuación te damos dos consejos que te ayudarán a corregir viejos hábitos y aportar más calidad en tu mesa:


  • Pelar más, desempacar menos: intenta incluir en tu dieta más productos frescos (que llegan directamente del campo a la mesa) como frutas, verduras, huevos, carnes magras, etc. y mínimamente procesados ​​(alimentos que no recibieron ningún otro ingrediente durante el proceso de elaboración, como grasas, azúcar o similares) como arroz, harina, pasta, cereales, entre otros. Estos deben ser la base de nuestra alimentación, y el dulce o coxinha de la semana debe consumirse de forma consciente y con moderación.


  • Cero desperdicio: se pueden aprovechar al máximo los alimentos frescos, con recetas fáciles de hacer y sorprendentes en sabor. Para ello está disponible en este enlace. Un recetario gratuito elaborado por la Secretaría de Agricultura y Abastecimiento del Estado de São Paulo con preparaciones hechas con partes de alimentos que normalmente se tirarían a la basura, y que sin duda despertará tu faceta de chef, brindándote una nueva mirada a los alimentos.


  • Utilice y abuse de los condimentos: ¡no es sólo la sal la que realza el sabor de la comida! Los condimentos naturales, como el orégano, azafrán, pimentón, comino, tomillo, salvia, romero, entre otros, aportan un toque único a los platos y preparaciones cotidianas.


Recuerde, el equilibrio es la clave para mantener una dieta sana y agradable. ¡Buen provecho!


Autora: Mi Ye Marcaida Olimpio Licenciatura en Nutrición por la Universidad Federal de Grande Dourados Maestría en Ciencias de la Salud por la Universidad Federal de Grande Dourados

Traducido por Kwan Ja

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Opmerkingen


bottom of page