top of page
Buscar
  • Foto del escritorYSP-América Latina

La solidaridad es altamente transmisible

Una perspectiva diferente sobre la pandemia en Brasil


Es ampliamente conocido que en tiempos de crisis muchas veces se desarrollan nuevas alternativas y soluciones. Asimismo, en la actual pandemia, personas de todo el mundo han respondido a sus dificultades con nuevas alternativas y mucha solidaridad. Hoy vamos a conocer algunas de estas soluciones que se practican aquí en Brasil.


Uno de los pocos datos que quedó claro desde el inicio de la crisis del Covid-19 fue que las personas mayores y con comorbilidades tienen más probabilidades de desarrollar complicaciones por la infección del virus. Por lo tanto, mantener aislados a estos individuos es una preocupación general. Sin embargo, en Brasil, como debe ser en la mayoría de los lugares del mundo, esta es una tarea bastante desafiante, ya que no todos en el grupo de riesgo tienen a alguien para ayudarlos con las tareas diarias, como hacer compras, pasear a los perros, comprar medicamentos y demás.


Con este escenario, muchas personas comenzaron a ofrecerse como voluntarias para ayudar en lo que fuera posible, con el fin de evitar que los más vulnerables tuvieran que salir de sus casas o usar el transporte público. Las personas ofrecían ayuda de diversas maneras, colocando carteles en los condominios, publicando en redes sociales, enviando mensajes y haciendo llamadas. Todo lo que fuera posible para llegar a aquellos que más necesitaban protección. Parecía que cuanto más se difundía este tipo de iniciativa, más personas se sentían inspiradas a ayudar.


(Fonte: Facebook)


Algunas instituciones, como la RED DE SOLIDARIDAD SOMAR FLORIPA, decidieron institucionalizar y organizar la ola de voluntariado. Crearon una sección en su sitio web donde todos aquellos que desean ser voluntarios pueden registrarse proporcionando información personal, al igual que aquellos que necesitan asistencia, para mayor seguridad tanto de los voluntarios como de los asistidos.

(Campaña “Ayuda a un vecino mayor” de la Red de Solidaridad Somar Floripa en su sitio web: http://somarfloripa.com/home/)


Me inscribí porque quería ayudar a las personas más vulnerables en medio de esta difícil situación que todos estamos atravesando. Tuve la oportunidad de comprar medicamentos y hacer compras para una pareja de ancianos, donde uno de ellos acababa de someterse a un trasplante. Esta ayuda fue realmente importante para ellos y extremadamente gratificante para mí." (Léia, 39 años, voluntaria registrada en el programa "Ayuda a un vecino anciano" de Somar Floripa".)


"Soy una persona de mucha fe, y realmente creo que los dos voluntarios que me ayudaron fueron enviados por Dios... En mi tierra existe un dicho: 'Dios envía la lluvia, pero siempre da refugio', y para mí, ellos han sido este refugio, son como ángeles. Trato de no abusar mucho de ellos, pero como vivo solo, su ayuda ha sido muy útil. Gracias a ellos, estoy protegido en casa." (Bras, 78 años, anciano registrado en el programa "Ayuda a un vecino anciano" de Somar Floripa).


Para este proyecto específico, en el sitio web de Somar Floripa están inscritos 1,000 voluntarios, y 100 personas mayores y con discapacidades reciben sus compras en casa. Durante la Campaña Nacional de Vacunación contra la Gripe, 180 personas del grupo de riesgo fueron llevadas a vacunarse por voluntarios. Además, durante la pandemia, Somar Floripa recaudó, en colaboración con la municipalidad de Florianópolis, la comunidad y empresas, alrededor de 35,000 cestas básicas que fueron entregadas a familias necesitadas.











(Voluntarios de la Red de Solidaridad Somar Floripa en un esfuerzo conjunto para entregar canastas básicas de alimentos)


No es raro que las adaptaciones realizadas en tiempos difíciles continúen contribuyendo a nuestras vidas incluso después de que las crisis hayan pasado. Los bancos de sangre son un ejemplo de esto, ya que surgieron por la necesidad de salvar a soldados heridos en la guerra.

- Debido a la alta demanda de transfusiones de sangre durante la Primera Guerra Mundial, los médicos descubrieron que el citrato de sodio permitía que la sangre se almacenara sin deteriorarse. A partir de este descubrimiento, se estableció el primer banco de sangre en 1917 en un campo de batalla en Francia. Antes de eso, las transfusiones se realizaban directamente de una persona a otra.

La guerra llegó a su fin, pero los bancos de sangre siguen salvando vidas en todo el mundo. Del mismo modo, toda la solidaridad y el altruismo estimulados por la pandemia de COVID-19 pueden permanecer fuertes en nuestra sociedad como el mayor resultado de este momento difícil.



Traducido por Kwan Ja

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page